Quiénes somos

Somos un movimiento global de más de 7 millones de personas que se toman la injusticia como algo personal. Trabajamos por un mundo en el que todas las personas puedan disfrutar de sus derechos humanos.
Nos financiamos gracias a nuestra membresía y a gente como tú. Somos independientes de toda ideología política, interés económico y religión. No hay gobierno libre de escrutinio. No hay situación sin esperanza.

Cuando empezamos, pocos habrían anticipado que los torturadores acabarían convertidos en delincuentes internacionales, que la mayoría de los países aboliría la pena de muerte y que dictadores que parecían intocables se verían obligados a responder por sus crímenes.
¿Dónde comenzó todo?
En 1961, el abogado británico Peter Benenson se indignó al enterarse de que dos estudiantes portugueses habían sido encarcelados sólo por brindar por la libertad. Escribió un artículo para el periódico “The Observer” y emprendió una campaña de increíble repercusión. Su llamada a la acción, que se reprodujo en periódicos de todo el mundo, dio origen a la idea de que las personas de todo el mundo pueden actuar de forma conjunta y solidaria en defensa de la justicia y la libertad.

Este momento de inspiración no solo marcó el nacimiento de un movimiento extraordinario, sino también el inicio de un extraordinario cambio social.
Amnistía Internacional ES MEJOR ENCENDER UNA VELA QUE MALDECIR LA OSCURIDAD.
De lo global a lo local
Amnistía Internacional se estableció en Perú en 1970, luego de 10 años de la creación del movimiento internacional y desde entonces el movimiento no se ha detenido. Hoy en día, Amnistía Internacional Perú cuenta con cientos de miembros y más de 35 mil activistas que promocionan y defienden los derechos humanos todos los días, tanto en Lima como en Chiclayo, Arequipa, Cusco y muchos otros lugares dentro del territorio nacional.
AMNISTÍA HOY
Tras más de 50 años de logros innovadores, Amnistía Internacional ha experimentado una profunda transformación para adaptarse a los extraordinarios cambios por los que atraviesa el mundo.

Hemos pasado de tener una gran sede central en Londres a abrir oficinas regionales en distintas ciudades de África, América Latina, Asia y Oceanía, Europa Central y Oriental y Oriente Medio. Estas oficinas son centros regionales clave para nuestras actividad de investigación, campaña y comunicación. Las nuevas oficinas regionales fortalecen el trabajo de las Secciones, que ya inciden con su labor a nivel nacional en más de 70 países. Ahora podremos reaccionar más rápidamente a los acontecimientos, donde quiera que ocurran, y ser una fuerza poderosa en favor de la libertad y la justicia.

Para mantenernos un paso por delante, estamos desarrollando herramientas haciendo uso de las nuevas tecnologías, como una aplicación para teléfonos móviles que actúa a modo “botón del pánico” para activistas que corren riesgo de arresto o detención a diario.

Imagínate lo que podemos lograr trabajando codo con codo con activistas de todos los rincones del planeta. ¿Cuántas puertas de prisiones más se abrirán? ¿Cuántos torturadores comparecerán ante la justicia? ¿Cuántas personas realizarán sus derechos y vivirán con dignidad?
EL MUNDO PUEDE CAMBIAR, PERO NO VA A CAMBIAR SOLO. SE PARTE DE AMNISTÍA INTERNACIONAL.
COMPARTE