22 abril 2016
Turquía: Se insta a liberar a profesores universitarios detenidos y a respetar la libertad de expresión
Esra Mungan, Muzaffer Kaya, K?vanç Ersoy y Meral Camc? en un conferencia de prensa celebrada en Estambul el 10 de marzo de 2016

Las autoridades turcas deben dejar en libertad de inmediato y sin condiciones a cuatro profesores universitarios que han sido detenidos por firmar una petición contra las operaciones de seguridad que lleva a cabo el gobierno en el sureste de Turquía y por expresar sus opiniones en una conferencia de prensa. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional con ocasión de la vista judicial que va a celebrarse contra ellos.

"Estos cuatro profesores universitarios llevan casi un mes en prisión preventiva por cargos infundados de propaganda en favor de una organización terrorista, cuando lo cierto es que lo que hicieron fue expresar su preocupación por abusos contra los derechos humanos cometidos en su país, algo que tienen derecho a hacer", ha señalado Andrew Gardner, investigador de Amnistía Internacional sobre Turquía.

"Tienen que ser puestos en libertad de inmediato y sin condiciones, y deben retirarse todos los cargos contra ellos. Nada de lo que han dicho o hecho en sus llamamientos en favor de la paz justifica su detención arbitraria. Amnistía Internacional hará campaña para que sean puestos en libertad mientras esta farsa de juicio continúe.

Muzaffer Kaya, Esra Mungan, K?vanç Ersoy y Meral Camc? están en prisión preventiva desde marzo de 2016. Figuran entre los 1.128 primeros firmantes de una petición publicada el 11 de enero de 2016 para que el gobierno turco elabore un plan de paz que reconozca las demandas políticas kurdas. Asimismo, el 10 de marzo, en una conferencia de prensa celebrada en Estambul, criticaron las acciones del gobierno y retiteraron su llamamiento a la paz.

"Los cuatro profesores no pretendían incitar a la violencia ni en la petición que firmaron ni en las declaraciones que hicieron. Estaban expresando sus opiniones, algo que tienen derecho a hacer por ley y que no se les puede impedir simplemente porque a las autoridades turcas no les guste lo que dicen", ha añadido Andrew Gardner.