23 marzo 2011
Periodistas detenidos y en situación de riesgo en Libia
Cuatro periodistas de Al Yazira que trabajaban en el oeste de Libia se encuentran recluidos en régimen de incomunicación desde que fueron detenidos cuando trataban de salir del país hace dos semanas. Están expuestos a sufrir tortura y otros malos tratos. Muchos otros periodistas han sido objeto de hostigamiento por informar de los disturbios.

Según informes, el equipo de cuatro periodistas de Al Yazira fue detenido por las autoridades libias cerca de Zantan, localidad próxima a la frontera tunecina. El equipo está formado por dos corresponsales, el mauritano Ahmed Val Wald-Eddin, de 34 años, y el tunecino Lutfi Al-Massoudi, de 34, y dos cámaras, el noruego Ammar Al-Hamdan, de 34 años, y el británico Ammar Al-Tallou. Se cree que un corresponsal de la BBC que estuvo brevemente detenido y quedó en libertad el 19 de marzo vio a Lutfi Al-Massoudi en un centro de detención de Trípoli. Sin embargo las autoridades libias en Trípoli no han comunicado el paradero de los detenidos a Al Yazira ni a sus familias, que no han podido ponerse en contacto con ellos.

A mediados de febrero comenzó en el este de Libia una oleada de detenciones y desapariciones forzadas de ciudadanos libios y extranjeros, cuyas primeras víctimas fueron escritores y defensores de la democracia libios, que habían apoyado y difundido convocatorias de manifestaciones pacíficas en contra del gobierno. Entre las personas que se encuentran en paradero desconocido figuran seis periodistas libios que han criticado la situación en Libia o han hablado con medios de comunicación internacionales. Se trata de Atef al-Atrash, Mohamed al-Sahim, Mohamed al-Amin, Idris al-Mismar, Salma al-Shaab y Suad al-Turabouls, que se cree que fueron detenidos por fuerzas leales al coronel Muamar al Gadafi. Amnistía Internacional teme que quienes se encuentren bajo custodia de las fuerzas de seguridad libias sufran tortura u otros malos tratos. Según informes, entre las personas detenidas hay niños de tan sólo 14 años.

La preocupación por la seguridad de los periodistas detenidos ha aumentado tras recibirse informes sobre graves abusos cometidos contra otros periodistas que han estado bajo custodia de las fuerzas de Gadafi y han sido puestos en libertad recientemente. Tres periodistas de la BBC que fueron detenidos cerca de Azzawiya el 7 de marzo denunciaron tras su liberación, el 9 de marzo, que los habían golpeado y sometido a simulacros de ejecución. Cuatro periodistas del New York Times liberados ayer también han sufrido abusos graves.