02 julio 2014
La decisión de la cumbre de la Unión Africana es un paso atrás para la justicia internacional
La decisión de la Asamblea de la Unión Africana (UA) de conceder a los líderes africanos en funciones la inmunidad frente al enjuiciamiento por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad es un paso atrás en la lucha contra la impunidad y una traición a las víctimas de violaciones graves de derechos humanos, ha declarado Amnistía Internacional.

Un comunicado oficial dado a conocer ayer confirmó que la reunión de jefes de Estado y de gobierno africanos de la Cumbre de la UA celebrada en Guinea Ecuatorial el 26 y el 27 de junio había votado a favor de una enmienda que concede a los líderes gubernamentales en funciones y a otros altos cargos inmunidad frente al enjuiciamiento por la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos.

"En un momento en el que el continente africano está luchando para garantizar la rendición de cuentas por violaciones de derechos humanos y abusos graves, es imposible justificar esta decisión que va en detrimento de la integridad de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos incluso antes de que empiece a actuar", declaró Netsanet Belay, director de Investigación y Relaciones Institucionales para África de Amnistía Internacional.

"Nos decepciona profundamente que los jefes de Estado y de gobierno de África no hayan mostrado el liderazgo necesario para garantizar que se hace justicia para las víctimas de crímenes del derecho internacional y, por el contrario, hayan optado por blindarse a sí mismos y a generaciones futuras de líderes del enjuiciamiento por abusos graves."

Con independencia de la decisión de la UA, la Corte Penal Internacional (CPI) conservará el derecho a investigar a jefes de Estado y de gobierno en funciones por este tipo de crímenes.

"Esta decisión es contraria a la propia Acta Constituyente de la UA y al resto de obligaciones y compromisos internacionales en materia de derechos humanos de sus Estados miembros", añadió Netsanet Belay.

"Los responsables de violaciones graves de derechos humanos deben someterse a la justicia, con independencia de los cargos oficiales que ocupen, y la adopción de esta enmienda es un paso atrás en la larga batalla por la rendición de cuentas y los derechos humanos en África."

Información complementaria

La enmienda al artículo 46A bis del Protocolo sobre el Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos dice: "No se iniciarán ni continuarán demandas ante la Corte contra ningún jefe de Estado o de gobierno en funciones de la Unión Africana, ni contra nadie que actúe o tenga derecho a actuar en dicha capacidad, ni contra otros altos cargos del Estado con base en sus funciones, durante el tiempo que ocupen el cargo."

Amnistía Internacional pide la sustitución del artículo 46A bis por una disposición como la contenida en el artículo 27 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Esta disposición negaría la inmunidad a los jefes de Estado y de gobierno y a cualquier otro alto cargo del gobierno si son sospechosos de haber cometido un delito grave tipificado en el derecho internacional o de haber sido cómplices en su comisión, tales como actos de genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y otros delitos contenidos en el Borrador de Protocolo sobre Enmiendas al Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos

La Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos fusionará la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos con la Corte de Justicia de la Unión Africana y tendrá una jurisdicción penal ampliada sobre crímenes internacionales.

Antes de la Cumbre de la UA, el secretario general de Amnistía Internacional Salil Shetty envió una carta abierta a los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Africana, en la que les pidió que rechazaran la enmienda