22 febrero 2010
Acción urgente (Irán): Continúa la presión sobre defensores de los derechos humanos
Una miembro del la organización iraní de derechos humanos Comité de Reporteros por los Derechos Humanos ha sido puesta en libertad sin cargos. Otros tres miembros de la organización detenidos han contado a sus familiares que durante sus interrogatorios los están presionando para que admitan las acusaciones formuladas contra ellos. Todos los que siguen detenidos continúan expuestos a sufrir tortura u otros malos tratos.

Parisa Kakaei quedó en libertad el 17 de febrero. Había sido detenida por agentes de los servicios de inteligencia el 1 de enero. Según el Comité de Reporteros por los Derechos Humanos, poco antes de quedar en libertad había sido trasladada a la zona de mujeres de la prisión de Evín.
Los miembros del Comité detenidos Mehrdad Rahimi y Kouhyar Goudarzi han contado a familiares suyos que durante su interrogatorio los está presionando para que admitan las acusaciones formuladas contra ellos por el personal de los servicios de inteligencia. Ambos han sido acusados de moharebeh (enemistad con Dios), y anteriormente fueron presionados para que "confesaran" tener vínculos con un grupo de oposición prohibido. Si se formulan cargos contra ellos sobre la base de tales vínculos podrían ser condenados a muerte.

El 11 de febrero, la miembro del Comité Shiva Nazar Ahari dijo a su familia por teléfono que la habían trasladado a una celda "como una jaula", donde no podía mover los brazos ni las piernas, y estaba recluida en régimen de aislamiento. Desde su detención, el 20 de diciembre de 2009, se encuentra recluida sin cargos y no ha tenido acceso a su abogado. Añadió que seguían presionándola para que admitiera las "acusaciones" formuladas contra ella, aunque la naturaleza de éstas no está clara.

No hay más información sobre los tres activistas del comité recluidos también en Evín Saeed Kalanaki, Saeed Jalalifer y Saeed Haeri, ninguno de los cuales ha tenido contacto con un abogado.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE en persa, en árabe, en inglés, en francés o en su propio idioma:

  • Pidiendo a las autoridades iraníes que dejen en libertad de inmediato y sin condiciones a Kouhyar Goudarzi, Mehrdad Rahimi, Saeed Kalanaki, Saeed Jalalifar, Saeed Haeri, Shiva Nazar Ahari y todos los demás miembros del Comité de Reporteros por los Derechos Humanos detenidos si, como parece, son presos de conciencia, recluidos únicamente por su actividades pacíficas en favor de los derechos humanos.

  • Instando a las autoridades a que garanticen que están protegidos contra la tortura y otros malos tratos y tienen de inmediato acceso periódico a un abogado, a sus familias y a los servicios médicos que puedan necesitar.

  • Recordando a las autoridades que las confesiones obtenidas mediante tortura están prohibidas por el artículo 38 de la Constitución de Irán y por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Irán es Estado Parte.


ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS ANTES DEL 2 DE ABRIL DE 2010 A:

Líder de la República Islámica
Leader of the Islamic Republic Ayatollah Sayed ‘Ali Khamenei

The Office of the Supreme Leader
Islamic Republic Street - End of Shahid Keshvar Doust Street, Tehran, Irán
Correo-e: info_leader@leader.ir
vía el sitio web: http://www.leader.ir/langs/en/index.php?p=letter (inglés)
Tratamiento: Your Excellency / Excelencia

Presidente de la Magistratura de Teherán
Head of the Judiciary in Tehran

Mr Ali Reza Avaei
Karimkhan Zand Avenue
Sana’i Avenue, Corner of Ally 17, No 152
Tehran, Irán
Correo-e: avaei@Dadgostary-tehran.ir
Tratamiento: Dear Mr Avaei / Señor Avaei

Y copias a:
Director del Departamento de Derechos Humanos
Director, Human Rights Headquarters of Iran

His Excellency Mohammad Javad Larijani
Bureau of International Affairs, Office of the Head of the Judiciary, Pasteur St., Vali Asr Ave. south of Serah-e Jomhouri, Tehran 1316814737, Irán
Correo-e: bia.judi@yahoo.com
Fax: + 98 21 5 537 8827 (insistan)

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

El Comité de Reporteros por los Derechos Humanos se fundó en 2006 y hace campaña contra todo tipo de violaciones de derechos humanos, incluidas las que se cometen contra las mujeres, los niños, los presos, los trabajadores y otros grupos. El 21 de enero o hacia esa fecha, Abbas Ja’fari Dowlatabadi, fiscal de Teherán, dijo a la familia de Shiva Nazar Ahari en una reunión: "Expertos en el caso han informado de que el sitio web del Comité está vinculado a ‘hipócritas’ [término utilizado por las autoridades iraníes para referirse a la Organización Muyahidín del Pueblo de Irán, que tiene un base en Irak], y toda colaboración con el Comité se considera delito".

Saeed Kalanaki y Saeed Jalalifar fueron detenidos el 30 de noviembre de 2009 y se hallan recluidos en una sección pública de la prisión de Evín. Al primero lo detuvieron en su oficina unos agentes de seguridad vestidos de civil, que lo llevaron luego a su casa, donde hicieron un registro y confiscaron algunas de sus pertenencias personales, incluidos su ordenador y una colección de fotografías. Ambos fueron obligados a telefonear a otros dos miembros del Comité de Reporteros por los Derechos Humanos para instarles a cerrar el sitio web de la organización. Durante la conversación, los interrogadores les quitaron el teléfono y amenazaron a los otros dos activistas, diciéndoles que si no dejaban de publicar información en el sitio web, se iban a ocupar de ellos "dentro o fuera de la cárcel". A Saeed Jalalifar se le permitió recibir una visita de su familia el 31 de diciembre.

Saeed Haeri, Kouhyar Goudarzi y Shiva Nazar Ahari fueron detenidos el 20 de diciembre por agentes de policía y funcionarios del Ministerio de Información en Teherán. Se los llevaron de un autobús que estaba a punto de partir para la ciudad septentrional de Qom, donde se iba a celebrar el funeral del gran ayatolá Montazeri el 21 de diciembre. Están en la Sección 209 de la prisión de Evín, que depende del Ministerio de Información. Shiva Nazar Ahari, que pasó también tres meses recluida tras las elecciones de junio de 2009, está sometida a régimen de aislamiento (véase también http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE13/132/2009). En el mismo autobús detuvieron también a otras dos personas: Ahmad Qabel y Mohammad Nourizad. Según informes, Ahmad Qabel se declaró en huelga de hambre en enero y no tiene contacto con su familia desde su detención. Amnistía Internacional ignora dónde y cómo se encuentra Mohammad Nourizad.

Tras las amenazas por teléfono, el Ministerio de Información citó a cuatro miembros del Comité de Reporteros por los Derechos Humanos en sus oficinas del centro de Teherán el 1 de enero. Parisa Kakaei y Mehrdad Rahimi fueron detenidos en cuanto se presentaron allí. El 2 de enero se permitió a Parisa Kakaei llamar a su familia desde la Sección 209 y confirmó que estaba detenida. Mehrdad Rahimi es activista estudiantil y vicepresidente del Comité de Defensa de los Derechos de los Ciudadanos en la oficina central de Mehdi Karoubi.

El cargo de moharebeh (enemistad con Dios) suele aplicárseles a quienes participan en actividades de lucha armada contra el Estado o son miembros de grupos de oposición prohibidos. Puede comportar una de las cuatro penas siguientes: ejecución, amputación cruzada, crucifixión o destierro (normalmente prisión en el exilio interno).

Desde las elecciones presidenciales, cuyo resultado se ha cuestionado, decenas de personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad por haber hecho éstas uso excesivo de la fuerza; millares más han sido detenidas, la mayoría arbitrariamente, y muchas han sufrido tortura y otros malos tratos. Decenas de personas han sido juzgadas sin las debidas garantías, especialmente en "juicios mediáticos" masivos en los que más de 80 personas han sido condenas a prisión y al menos 12 a muerte, aunque al menos a una de éstas se le ha conmutado la pena por una condena de prisión. Dos de las personas condenadas a muerte fueron ejecutadas el 28 de enero. Según información de los medios de comunicación iraníes, el vicepresidente de la Magistratura, Ebrahim Raisi, dijo el 1 de febrero que, tras las ejecución de dos hombres a finales de enero, los otros nueve condenados a muerte iban a ser ejecutados "pronto", aunque el 3 de febrero, el fiscal de Teherán, Abbas Ja’fari Dowlatabadi, aclaró que éstos podían todavía apelar contra sus condenas. Los condenados no fueron sometidos a un juicio justo: se les negó el acceso a un abogado en las etapas iniciales de su detención, y parece que algunos o todos ellos fueron coaccionados para que hicieran confesiones (véanse http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/news/impactante-ejecucion-manifestantes-iranies-20100128 y http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/news/nueve-personas-riesgo-ejecucion-protestas-iran-20100202).