17 noviembre 2009
Acción Urgente (Honduras): Un periodista radiofónico hondureño teme por su vida
Amenaza por mensaje de textoLuis Galdámez, periodista que trabaja como freelance para una emisora de radio independiente de Honduras, ha estado recibiendo amenazas de muerte a consecuencia de su trabajo y de sus comentarios en apoyo al presidente depuesto del país, Manuel Zelaya.

Luis Galdámez, que presenta un programa diario, "Tras La Verdad", en Radio Globo, emisora de radio de cobertura nacional, ha recibido una serie de amenazas de muerte por SMS (mensajes de texto) y llamadas anónimas a su teléfono móvil. Las amenazas contra él y su familia empezaron poco después de que Luis Galdámez utilizara su programa de radio para criticar a las autoridades de facto. Un SMS decía: "Perro ya te tenemos esta vez no te escapas... Estas advertido, ya conocemos donde vivís y sabemos donde estudian tus hijos, hijo de puta te tenemos bien vigilado a vos y tu familia, si no te callas, te matamos basura".

El 21 de septiembre, Luis Galdámez hizo su retransmisión desde la embajada brasileña en Tegucigalpa, cuando Manuel Zelaya acababa de llegar allí tras haber estado fuera del país desde que fue depuesto de su cargo. Desde el 21 de septiembre, Luis Galdámez permanece en el interior de la embajada, ya que, a causa de las amenazas recibidas, teme por su vida si abandona la sede diplomática. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha pedido a las autoridades de Honduras que le protejan. Sin embargo, Luis Galdámez ha dicho a Amnistía Internacional que las autoridades todavía no han tomado medidas para ofrecerle protección.

Desde que presidente Zelaya fue depuesto el 28 de junio, ha habido una serie de ataques contra trabajadores de los medios de comunicación. El 5 de noviembre se arrojó un artefacto explosivo contra las oficinas de la emisora de radio HRN: hirió a dos personas y causó daños en el equipo de emisión. El 6 de noviembre, el director del canal de TV Canal 36 denunció que el corte de un cable de fibra óptica era parte de un intento de las autoridades de impedir su capacidad para transmitir. Según la información de que dispone Amnistía Internacional, nadie ha rendido cuentas de estos actos.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, en español o en su propio idioma:

  • pidiendo a las autoridades de facto que actúen de inmediato para brindar toda la protección necesaria a Luis Galdámez, de acuerdo con sus propios deseos;

  • pidiendo que se lleve a cabo una investigación independiente, exhaustiva e imparcial sobre las amenazas contra Luis Galdámez, que se hagan públicos sus resultados y que los responsables comparezcan ante la justicia.


ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 28 DE DICIEMBRE DE 2009 A:
Roberto Micheletti
Casa Presidencial

Boulevard Juan Pablo Segundo
Palacio José Cecilio del Valle
Tegucigalpa, Honduras
Fax: +504 239 3298 (puede no ser fiable; envíen sus llamamientos también por correo ordinario)
Tratamiento: Sr. Micheletti

Y copia a:
ONG local
Comité por la Libre Expresión (C-Libre)

Colonia Rubén Darío,
Calle Palermo, casa No. 2244B
Tegucigalpa
Honduras
Fax: + 504 239 8246

INFORMACIÓN ADICIONAL
El presidente elegido democráticamente, José Manuel Zelaya Rosales, fue depuesto el 28 de junio por un grupo de políticos respaldados por el ejército y encabezados por Roberto Micheletti, ex presidente del Congreso Nacional. Desde entonces ha habido una agitación generalizada en el país, con frecuentes enfrentamientos entre la policía, el ejército y los manifestantes civiles. Al menos siete personas han muerto, según fuentes locales, en circunstancias poco claras desde el 28 de junio.

Además, desde que Roberto Micheletti se hizo con el poder los trabajadores de medios de comunicación han estado sometidos a una presión cada vez mayor. Muchos programas radiofónicos han tenido que cesar sus emisiones, y dos emisoras, incluida Radio Globo, han sido cerradas por las autoridades de facto. Radio Globo fue asaltada por agentes de policía, y su equipo de retransmisión fue confiscado el 28 de junio. Roberto Micheletti emitió el 26 de septiembre un decreto por el que permitía el cierre de periódicos y medios audiovisuales si éstos insultaban a las autoridades públicas. Tras las presiones internacionales, el decreto se derogó, pero las amenazas contra emisoras y trabajadores de medios de comunicación continúan. Radio Globo recibió permiso para volver a emitir el 19 de octubre.