09 junio 2015
Seis datos escandalosos sobre el aborto en Irlanda
En Irlanda se está librando una lucha por el acceso al aborto legal y sin riesgos. He aquí seis datos que ponen de relieve el verdadero impacto de la draconiana legislación irlandesa sobre el aborto.

irlanda informe

1. En Irlanda sólo se permite el aborto en caso de peligro inminente de muerte. El aborto está prohibido, salvo en los casos en los que existe riesgo para la vida de la persona, pero no cuando lo que se pone en riesgo es su salud. La definición de "riesgo" es limitada e imprecisa. En consecuencia, es casi imposible abortar en Irlanda.

2. Infringir la ley irlandesa del aborto puede acarrear 14 años de cárcel o una multa de 4.000 euros. Si una mujer aborta de forma ilegal en Irlanda, puede ser condenada a 14 años de cárcel. Por su parte, los proveedores de servicios de salud que remiten a las mujeres a servicios de aborto en el extranjero se enfrentan a multas de hasta 4.000 euros.La ley irlandesa del aborto criminaliza a las mujeres, a las niñas y a los profesionales de la salud que tratan de ayudarlas.

3. Las mujeres deben llevar a término su embarazo aunque el feto no vaya a vivir. Si una mujer está embarazada, la ley irlandesa la obliga a llevar a término el embarazo, aunque el feto tenga pocas posibilidades de sobrevivir. Grainne resume el trauma que supone esta experiencia: "¿Qué clase de crueldad sería hacerme pasar por esto [...], hacerme pasar el embarazo entero, tener leche materna, que todo el mundo me pregunte de cuánto tiempo estoy? [...] ¿Cómo pueden creer que eso no afecta mentalmente a una persona?".

4. El derecho a la vida del feto tiene prioridad sobre el de la madre. La octava enmienda a la Constitución Irlandesa, introducida en 1983, protege el derecho a la vida del feto y lo equipara al derecho a la vida de la mujer. Muchas de las mujeres y profesionales de la salud que hablaron con Amnistía dijeron que, inevitablemente, los derechos de la mujer acaban quedando en segundo plano. Lupe, una mujer que se vio obligada a llevar un feto muerto en su vientre durante dos meses, nos dijo: "Cuando una mujer se queda embarazada en Irlanda, pierde sus derechos humanos".

5. Irlanda no tiene inconveniente en que las mujeres aborten, siempre y cuando no lo hagan en Irlanda.Según la ley irlandesa, es legal viajar al extranjero para someterse a un aborto, lo que ha suscitado críticas que acusan a Irlanda de exportar sus responsabilidades en materia de derechos humanos. Emma Kitson, que viajó a Reino Unido para abortar porque su feto padecía una malformación mortal, dijo: "Nos merecíamos tener apoyo dentro del sistema de atención a la salud irlandés, para superar esto. Exportan el problema y se olvidan de ti por completo".

6. Cada año, unas 4.000 mujeres y niñas viajan a Reino Unido desde Irlanda para someterse a un aborto. Y muchas de ellas se sienten como si fueran unas delincuentes por hacerlo. En palabras de Cerys, que viajó a Reino Unido para abortar: "Soy una ciudadana que respeta la ley y me sentí como si estuviera cometiendo un delito, como si pasara drogas al otro lado de la frontera. Esa sensación fue horrible".