05 noviembre 2013
Rusia debe localizar a enmascarados que cometieron ataque homófobo
Las autoridades rusas no deben demorarse en localizar y llevar ante la justicia a los responsables de un violento ataque homófobo perpetrado en San Petersburgo en el que dos personas resultaron heridas, una de las cuales ha perdido la visión en un ojo; así lo ha afirmado Amnistía Internacional.

Según activistas locales de San Petersburgo, la noche del domingo, dos hombres con el rostro cubierto y armados con pistolas de aire comprimido y bates de béisbol asaltaron la oficina de LaSky, organización no gubernamental que apoya a homosexuales que viven con el VIH.

"Este último ataque insidioso es, por desgracia, característico del clima generalizado de homofobia que impera actualmente en Rusia. Si no se hace nada para combatir el odio, el terreno está abonado para que haya más actos de violencia", ha advertido Denis Krivosheev, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

"Las autoridades rusas deben localizar, investigar y procesar a todos los responsables de estos ataques violentos. El presidente Putin ha dicho públicamente que el país acogerá a activistas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi pero, en vista de la continuación de estos crímenes de odio, su compromiso resulta poco convincente."

Según informes, la Fiscalía de San Petersburgo ha abierto una investigación sobre "actos vandálicos" tras el ataque.

"Se trata de un peligroso ataque que ha producido lesiones graves y ha podido causar muertes. Los responsables deben afrontar sus consecuencias con todo el rigor de la ley", ha dicho Denis Krivosheev.

El asalto a la sede de LaSky tuvo lugar durante el llamado "encuentro de café", que tiene lugar semanalmente entre jóvenes heterosexuales y del colectivo LGBTI para fomentar la tolerancia y el entendimiento. En la reunión del domingo había entre 25 y 30 personas.

El violento ataque ha desatado la indignación entre el colectivo LGBTI de San Petersburgo y de toda Rusia.

Anastasia Smirnova, de la Red de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Personas Transgénero de Rusia, ha contado a los medios de comunicación que la policía se presentó en el lugar del ataque pero se marchó enseguida porque "no encontró pruebas del delito".

Pero Amnistía Internacional ha confirmado hoy con un activista LGBTI local que dos personas resultaron heridas y una de ellas ha perdido la visión en un ojo. Esta persona, que solicitó que no se dijera su nombre, dijo que el ataque ha contribuido al clima de estrés y miedo reinante en el colectivo LGBTI de la ciudad.

Este año entró en vigor en Rusia una ley federal de ambigua redacción que institucionaliza la discriminación de las personas LGBTI y de la diversidad de organizaciones que promueven los derechos de este colectivo en Rusia.

La ley restringe el derecho a la libertad de expresión y reunión de las personas LGBTI, y ha provocado una ola de violencia por grupos parapoliciales en todo el país.

"Las autoridades rusas deben derogar sin demora esta legislación homófoba", ha afirmado Denis Krivosheev.