24 abril 2015
Perú: Se exige investigación por muerte de agricultor durante protestas

Amnistía Internacional ha tomado conocimiento que el 22 de abril del presente se produjo un enfrentamiento entre manifestantes y efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) en el distrito arequipeño de Cocachacra. El resultado ha sido la muerte de Victoriano Huayna Nina de 61 años de edad y 13 heridos, entre los cuales se encuentran dos efectivos de la policía. Además, de la detención de 5 personas.


Protesta Tia Maria


Los hechos ocurridos se dan luego de un mes de protestas en el contexto del paro indefinido convocado por los dirigentes de la provincia de Islay en contra del proyecto Tía María de la empresa Southern Copper Corporation.


La organización espera que se investigue la muerte de Victoriano Huayna Nina, de manera exhaustiva, imparcial e independiente, que se esclarezcan todas las responsabilidades y se lleve a los responsables ante la justicia.


Amnistía Internacional considera un paso positivo las declaraciones del Ministro del Interior, quien ha indicado que se llevará a cabo una exhaustiva investigación para esclarecer el asunto.


En repetidas ocasiones, Amnistía Internacional ha llamado la atención del gobierno sobre las actuaciones de las fuerzas del orden en sus labores de control del orden público contrarias tanto a los estándares internacionales en materia de derechos humanos como a la legislación nacional.


Amnistía Internacional recuerda nuevamente a las autoridades que el control de las protestas debe realizarse respetando los estándares internacionales de derechos humanos, entre otros los Principios Básicos sobre el Empleo del uso de la Fuerza y de Armas de Fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, conforme con los principios de necesidad y proporcionalidad.


Las autoridades deben garantizar que la policía evite la violencia en las protestas sociales en base al diálogo con los organizadores de la protesta y los manifestantes antes y durante para llegar a un entendimiento mutuo, reducir la tensión y evitar enfrentamientos innecesarios para buscar maneras de prevenir la violencia o de poner fin rápidamente a esos incidentes si se producen como en este caso.


Amnistía Internacional considera que las fuerzas del orden deben de hacer uso de medios no violentos antes de recurrir al uso de la fuerza. El uso de la fuerza letal debe ser siempre el último recurso y debe ser solo empleado en casos extremos para proteger la vida.


Amnistía Internacional llama a las partes a dialogar y solucionar por la vía pacífica este conflicto, antes de que se arriesgue la integridad física de los y las habitantes de la zona.


Preocupa a Amnistía Internacional que el gobierno peruano haya dejado que la tensión se mantenga por más de un mes, sin solución, llegando a la muerte de una persona y 13 personas heridas.


Descargar la nota de prensa: clic aquí