30 mayo 2014
La violación en grupo y asesinato de las niñas dalits no deben quedar impunes
La violación en grupo y asesinato de dos adolescentes dalits en Badaun, Uttar Pradesh, es un espantoso recordatorio de la violencia que sufren las mujeres y las niñas dalits en India, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Las niñas, de 14 y 16 años, desaparecieron el 27 de mayo por la noche, cuando fueron al campo a hacer sus necesidades, ya que en sus casas no había retrete. El padre de una de ellas afirma que acudió a la policía local para que le ayudaran a buscarlas, pero los agentes que estaban de servicio se negaron a registrar y a investigar su denuncia y, además, lo abofetearon. A la mañana siguiente, aparecieron los cadáveres de las niñas, colgados de un árbol cerca de sus casas. Las autopsias indican que las violaron en grupo y las estrangularon.

La policía ha detenido a dos hombres de una casta superior como sospechosos de haber participado en la violación en grupo y asesinato de las niñas y está buscando a otros sospechosos. Se ha retirado del servicio a un agente por negligencia y se ha arrestado a otro.

"Pese a existir salvaguardias constitucionales y leyes especiales, los dalits de toda India, en especial las mujeres, sufren múltiples grados de discriminación y violencia", ha explicado Divya Iyer, investigadora de Amnistía Internacional sobre India.

"Es bien sabido que hay miembros de las castas dominantes que utilizan la violencia sexual contra las mujeres y las niñas dalits como instrumento político de castigo, humillación y reafirmación de poder."

Los delitos contra dalits no suelen registrarse ni investigarse debidamente, los índices de condena son bajos y hay gran número de casos pendientes. Se sabe también que la policía actúa a menudo en connivencia con los responsables pertenecientes a castas superiores, a quienes ayuda a encubrir el delito no registrándolo o no investigándolo por ser contra dalits.

La falta en toda India de servicios adecuados de saneamiento representa una grave amenaza para la seguridad de las mujeres y las niñas, que tienen que hacer sus necesidades fisiológicas al aire libre y son por ello más vulnerables. Más de 600 millones de personas -más de la mitad de la población de India- defecan al aire libre.

India está obligada por el derecho internacional a tomar medidas adecuadas y efectivas para prevenir y sancionar todas las formas de violencia sexual y de género. Las autoridades de Uttar Pradesh deben garantizar que se investigan de manera imparcial la violación en grupo y el asesinato de las niñas y se pone sin demora a los responsables a disposición judicial. Tienen también que hacer rendir cuentas a todo el personal policial que se haya negado a registrar e investigar denuncias.

"El nuevo gobierno de India debe tomar de inmediato medidas de largo alcance para proteger el derecho de las mujeres dalits a vivir con seguridad y dignidad y poner fin a la impunidad de los delitos contra ellas", ha manifestado Divya Iyer.