19 septiembre 2014
Irán: Los jóvenes del vídeo "Happy" condenados a prisión y latigazos; un ataque a la libertad de expresión
La imposición de condenas por parte de las autoridades iraníes a seis personas por elaborar un vídeo doméstico sobre la canción "Happy", de Pharrell Williams, pone de manifiesto el desprecio de las autoridades por la libertad de expresión, ha afirmado Amnistía Internacional.

Cinco de los jóvenes que aparecen en el vídeo han sido condenados a seis meses de cárcel y el sexto, a un año de cárcel, según afirmó uno de sus abogados en una entrevista concedida a los medios de comunicación. Además, los seis han sido condenados a recibir 91 latigazos. Las condenas se han impuesto con una suspensión de tres años.

"Con estas sentencias, lo absurdo se suma a lo injusto. Si se confirman, sería un resultado ridículo: estas personas habrán sido declaradas culpables, condenadas y calificadas de delincuentes simplemente por hacer un vídeo musical que celebra la felicidad. Los jóvenes no tendrían que haber sido juzgados ni exhibidos por la televisión estatal ‘confesando’ su delito", ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

"Estas condenas son un flagrante incumplimiento de la obligación de Irán de respetar el derecho a la libertad de expresión. Si finalmente se ejecutan las condenas, estos individuos serán presos de conciencia."

Normalmente, las condenas condicionales no se ejecutan en Irán salvo que la persona sea declarada culpable de determinados delitos, como de qisas (castigo equivalente al delito cometido) o hudud (delitos y castigos estipulados en la ley islámica), durante el periodo de suspensión establecido por el tribunal, en este caso de tres años. Sin embargo, estas personas aún corren peligro de ser encarceladas. La flagelación vulnera la prohibición absoluta de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Las sentencias aún no han sido comunicadas por escrito a los abogados.

Los seis iraníes -tres hombres y tres mujeres- fueron declarados culpables de "participar en la producción de un vídeo vulgar" y de "relaciones ilícitas entre miembros de un grupo" tras su juicio el 9 de septiembre. Su abogado ha afirmado que no sabe si van a recurrir la sentencia.

Los seis fueron detenidos en mayo de 2014 tras aparecer en el vídeo bailando y gesticulando al ritmo de "Happy", alegre himno que ha inspirado cientos de vídeos de homenaje como el suyo en todo el mundo. El vídeo está grabado en calles y azoteas de Teherán. Las mujeres aparecen sin el velo, cuyo uso es obligatorio en Irán desde 1981.

La policía dijo que el vídeo era "vulgar" y ofendía la "castidad pública". Poco después de las detenciones, la televisión dirigida por el Estado iraní emitió imágenes de las supuestas "confesiones" de los acusados en las que afirmaban que habían sido engañados para hacer el vídeo, pensando que era para una audición.

Información complementaria

Los nombres de los seis son: Sassan Soleimani, Reyhaneh Taravati, Neda Motameni, Afshin Sohrabi, Bardia Moradi y Roham Shamekhi.

Sassan Soleimani también fue declarado culpable de dirigir el vídeo. Reyhaneh Taravati también fue declarada culpable de tener alcohol en su casa y de subir el vídeo y distribuirlo por YouTube.

Las detenciones han desatado una campaña en Twitter en favor de la libertad de los seis con la etiqueta #freehappyiranians.

El 21 de mayo de 2014, en la cuenta semioficial del presidente Hasán Rohani en Twitter se citaba una declaración que había hecho en 2013: "#La felicidad es el derecho de nuestro pueblo. No debemos ser demasiado estrictos con comportamientos surgidos de la alegría". Muchos han interpretado que este tuit hacía referencia a las detenciones.