18 enero 2011
Exige justicia internacional para las víctimas de Gaza y el sur de Israel
"Hasta ahora no comprendemos por qué [ocurrió]. Queremos paz y queremos que se abra una investigación; queremos saber por qué mis hermanas y yo nos hemos quedado huérfanas. ¿Por qué mataron a nuestros padres, a nuestra familia?"
Fathiya Mousa. Sus padres y cuatro hermanos, de entre 14 y 28 años, murieron el 14 de enero de 2009 durante un bombardeo israelí cuando estaban en el patio de su casa en la Ciudad de Gaza.

Entre el 27 de diciembre de 2008 y el 18 de enero de 2009 el ejército israelí arrasó la franja de Gaza durante la operación Plomo Fundido.

Unos 1.400 palestinos y 13 israelíes murieron durante este conflicto en Gaza y el sur de Israel. Tres de los israelíes y la mayoría de los palestinos eran civiles.

Ambas partes violaron el derecho internacional humanitario.

Las fuerzas israelíes atacaron edificios civiles y lanzaron ataques indiscriminados sin distiguir entre objetivos militares y civiles. Además utilizaron repetidamente fósforo blanco, una sustancia altamente incendiaria, en zonas densamente pobladas.

Por su parte, el brazo militar de Hamás y otros grupos armados palestinos lanzaron cohetes y ataques de mortero contra el sur de Israel de forma indiscriminada.

La misión de investigación llevada a cabo por la ONU publicó en septiembre de 2009 un informe en el que concluía que ambas partes habían cometido crímenes de guerra y posiblemente crímenes contra la humanidad. El informe también hacía una serie de recomendaciones a las partes, inluida la investigación de los hechos.

Dos años después, ni las autoridades de Israel ni las de Gaza han llevado a cabo investigaciones fidedignas, negando así a las víctimas el derecho a verdad, justicia y reparación.

Teniendo en cuenta la falta de voluntad de las autoridades nacionales, Amnistía Internacional exige una solución de justicia internacional.

En marzo de 2011 el Consejo de Derechos Humanos de la ONU se reúne para analizar cómo han aplicado las partes las recomendaciones de la Misión de investigación, incluidas las investigaciones nacionales. Es esencial que el Consejo de Derechos Humanos respalde la vía de la justicia internacional.

Los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y otras violaciones graves de los derechos humanos son crímenes contra todos y cada uno de nosotros. ¡Exige justicia internacional para todas las víctimas del conflicto!