22 agosto 2014
"Ejecución pública" en estadio de fútbol revela un creciente estado de caos en Libia
El impactante vídeo de un homicidio llevado a cabo a modo de ejecución en un estadio de fútbol del este de Libia por un grupo armado pone de relieve la falta de medidas de las autoridades para impedir que varias partes del país queden sumidas en un estado de violencia y caos, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.
Un vídeo de aficionados publicado en las redes sociales muestra la supuesta ejecución de un egipcio a manos, al parecer, de un grupo armado llamado Consejo de la Shura de la Juventud Islámica en la ciudad meridional de Derna.

"Este homicidio ilegítimo hace realidad los peores temores de la población libia, que en algunas partes del país está atrapada entre implacables grupos armados y un Estado fallido", ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

"Tales actos no pueden más que provocar nuevos abusos contra los derechos humanos en Derna, cuyos habitantes no pueden recurrir a instituciones estatales y no tienen, por tanto, medio de pedir justicia o protección efectiva frente a los abusos.

"Las autoridades libias deben abordar con urgencia, con el apoyo de la comunidad internacional, la falta de orden público persistente en Derna y otras partes del país desde el fin del gobierno del coronel Gadafi."

El vídeo publicado en Internet muestra a la víctima egipcia, Mohamed Ahmed Mohamed, llevada en camioneta al campo de fútbol con los ojos vendados. Unos enmascarados, armados con fusiles, lo obligan entonces a ponerse de rodillas en una camilla.

En una declaración leída antes del homicidio, se lo acusa de haber matado a puñaladas a un libio, Khalid al-Dirsi. Se afirma que admitió el asesinato y el robo al ser interrogado por el Comité Legítimo de Resolución de Disputas, órgano sujeto aparentemente a la autoridad del Consejo de la Shura de la Juventud Islámica.

Se explica que el Comité ha determinado que sea "ejecutado" si no lo perdona la familia de la víctima, Por el vídeo, parece que la familia se niega.

A continuación se ve entregar una pistola a un hombre enmascarado y vestido de civil, que se cree que es hermano de Khalid al-Dirsi, que dispara entonces a Mohamed Ahmed Mohamed por detrás, posiblemente en la cabeza o el cuello.

Amnistía Internacional ha examinado también unas fotografías del incidente publicadas en las redes sociales y que muestran a una gran multitud viendo el homicidio desde las gradas del estadio.

La organización ha confirmado con fuentes de Derna que el homicidio tuvo lugar el 19 de agosto a las afueras de la ciudad.
"Ha sido un acto ilegítimo de venganza brutal", ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui.

"Las autoridades libias deben hacer cuanto esté en su mano para restablecer las instituciones públicas y el Estado de derecho en Derna y otras partes del país."
El Estado no ha reafirmado su control sobre Derna desde el final del conflicto de Libia de 2011.

No hay presencia policial ni militar allí desde entonces, y el Tribunal de Apelaciones de Derna está suspendido desde junio de 2013, como consecuencia del asesinato de un alto magistrado en medio de reiteradas amenazas de grupos armados contra jueces.

Los miembros de la judicatura se niegan a ir a trabajar mientras el Estado no garantice la protección y seguridad necesarias, algo que deja continuamente de hacer.

El vacío existente en materia de seguridad ha sido aprovechado por varios grupos armados, como Ansar al-Sharia, que controlan en la práctica la ciudad.

En los dos últimos años han sido víctimas de homicidio selectivo en Derna mandos de la fuerzas de seguridad, políticos, figuras religiosas y jueces. Estos delitos tienen aún que investigarse exhaustivamente.

Numerosos grupos armados islamistas que actúan en la ciudad parecen haber aprovechado la falta de Estado de derecho para reafirmar su control, con objeto, aparentemente, de imponer su interpretación de la ley islámica, o sharia.

Los homicidios perpetrados a modo de ejecución, como el grabado en el vídeo, contravienen los principios fundamentales de humanidad proclamados en el derecho internacional humanitario.