15 junio 2016
Descontrol de armas y homofobia: Una combinación letal
Por Isaac Chotiner

El asesinato masivo del fin de semana en un club nocturno gay de Orlando, Florida, con un último recuento de al menos 50 personas fallecidas, ha centrado la atención en el islamismo violento y el control de armas. Pero también ha resaltado las amenazas y la violencia que enfrentan los miembros de la comunidad LGBTI. (El padre del presunto asesino de Orlando ha declarado que su hijo estaba molesto por los hombres que se besan en público.)

El domingo hablé por teléfono con Tarah Demant, Directora Senior de la Unidad de Identidad y Discriminación de Amnistía Internacional EE.UU. Durante el curso de nuestra conversación, la cual ha sido editada y condensada, hablamos de diferentes tipos de violencia contra las minorías sexuales, asesinato de hombres homosexuales de ISIS y la amenaza que todos enfrentamos cuando la retórica de odio cruza fronteras.

Isaac Chotiner: ¿Cuáles son algunas de las amenazas que las personas LGBT enfrentan actualmente?

Tarah Demant: Sobre la terrible violencia en Orlando hay mucho que no sabemos. Lo que sí sabemos es que las personas LGBTI y las personas que otros piensan que se identifican con la comunidad LGBTI enfrentan una violencia horrible y dirigida en todo el mundo. Por desgracia, este es un problema cada vez mayor. Lo hemos visto en nuestro propio país, donde los hombres trans de color, particularmente, están bajo amenaza. Esto lo vemos a nivel mundial en términos de leyes que penalizan el consentimiento de conductas del mismo sexo y crean un ambiente hostil no sólo para las personas LGBTI en sus comunidades, sino también con la policía. En Túnez, por ejemplo, las relaciones homosexuales consentidas están prohibidas y las personas que se identifican con la comunidad LGBTI que van a la policía suelen ser discriminadas. En Bangladesh, hace muy poco tiempo, un defensor de derechos LGBT fue apuñalado a muerte y todavía no se ha visto acusaciones o justicia.

¿Qué clase de propaganda anti-gay y anti-LGBTI han estado viendo que provienen de grupos extremistas?

Hay grupos en todos los países. Esto no es sólo un problema extranjero. Grupos de todas partes, ya sea de trabajo para crear una cultura de odio y miedo, o que están propagando específicamente la violencia. El tipo de violencia que estamos viendo en Uganda, por ejemplo, es en parte debido al propio gobierno que discrimina a las personas LGBTI y está redactando un proyecto de ley en el que se podía penar a muerte por el "delito" de ser gay. (La Pena Capital fue finalmente modificada a un gran número de años en prisión.) Pero en todo el mundo, hay personas votando por políticos que pasarán este tipo de leyes. Vemos esto no sólo con grupos elegidos sino también con grupos terroristas contra personas y chivos expiatorios LGBTI, que son vistos como los males del mundo.

¿Puedes contarnos sobre las formas en que los grupos terroristas, específicamente los grupos extremistas como ISIS, se han dirigido a personas de la comunidad LGBTI?

Durante el año pasado, las fuerzas del grupo que se hace llamar el Estado Islámico han matado a decenas de hombres en Irak y Siria supuestamente por ser gays. Lo hicieron lanzándolos desde los techos de los edificios. Hemos visto el mismo tipo de violencia discriminatoria en los grupos extremistas de Nigeria. Hemos visto ese tipo de violencia contra las mujeres y las niñas también.

¿Crees que estamos viendo reacción violenta de algunos por los avances que se han hecho en cuanto a la ampliación de los derechos, o crees que la violencia es más visible ahora, aquí y en todo el mundo?

Ciertamente, la visibilidad de las minorías LGBTI se ha incrementado y como hay lugares donde las personas LGBTI pueden llevar una vida de dignidad y derechos humanos, son más visibles. Pero este tipo de violencia ha existido por mucho tiempo. Creo que estamos viendo una reacción violenta, sin embargo. Vemos en nuestro propio país la reacción jurídica, con cosas como las leyes de baño, que no tienen absolutamente nada que ver con la seguridad pública y mucho que ver con el odio y la discriminación. Es planeado y motivado políticamente. Hemos visto a los políticos en Estados Unidos utilizar a personas LGBTI como chivos expiatorios, diciendo que las personas trans, en particular las personas trans de color, son peligrosas y suponen una amenaza tanto física como moral.

Este tipo de propagación es una de las razones por las que hemos visto que los crímenes de odio continúan. Y aunque sin duda hemos visto un progreso y celebrado ese progreso, las personas LGBTI son discriminadas con violencia todos los días aquí. Una de las cosas que nos preocupa sobre todo es la invisibilidad de las mujeres trans y mujeres trans de color, que no sólo son atacadas, sino brutalmente asesinadas en forma consistente. Y no llega a los medios de la manera que lo hace otros tipos de violencia. Creo que tiene mucho que ver con la manera en que valoramos, o no, a las mujeres trans de color.

Ahora también hay una situación en que los cristianos de derecha aquí inspiran el activismo contra los homosexuales en África y en otros lugares.

El anti-activismo LGBTI en el extranjero está bien financiado y respaldado por el extremismo religioso estadounidense. Es importante pensar en cuál es nuestro papel y la forma en que el odio se propaga. Es algo complicado para nosotros como organización internacional. No sólo queremos responder a las amenazas, sino queremos llegar a las causas fundamentales para que un día podamos dejar de existir. Aquí en los Estados Unidos y en el mundo, no somos una comunidad de derechos humanos.

Y se va hacia otro lado ahora. Quién sabe hasta qué punto este tipo fue inspirado por personas en el extranjero, pero el tráfico de las ideas nocivas, como hemos visto con ISIS - y no utilizar la moral de equivalencia - va en ambos sentidos.

Una de las lecciones aquí es que somos un mundo globalizado: Si los derechos humanos son violados en algún lugar en el que no vivimos, es importante para nosotros. Una de las cosas que tratamos de hacer como una organización global es asegurarnos de que los gobiernos y las personas respondan a nivel mundial. Las violaciones de derechos humanos que resaltan en el extranjero son importantes porque estamos conectados y no sólo de una manera emocional o teórica, sino de una manera muy real.

Publicado originalmente en Slate.com: http://goo.gl/qr2kh2