29 agosto 2014
Desapariciones en Siria: Los fantasmas de la guerra
Continúan las desapariciones forzadas en Siria más de medio año después de que la ONU exigiera poner fin a esta práctica atroz en el país, ha manifestado internacional con motivo de la celebración del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada el 30 de agosto.
"En Siria son habituales los casos de personas arrastradas al abismo de la detención secreta, lo que constituye un claro indicio de que las autoridades utilizan sistemáticamente la desaparición forzada para reprimir la disidencia", ha señalado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

"A pesar de la aprobación, en febrero, de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se pedía el fin de las desapariciones forzadas y otros abusos contra los derechos humanos, innumerables personas consideradas detractores del gobierno sirio -entre ellas activistas, periodistas y profesionales de la salud y del derecho- son aprehendidas de manera habitual en la calle o sacadas de sus casas sólo para hacerlas desaparecer prácticamente en un agujero negro."

Las personas desaparecidas son recluidas en régimen de incomunicación y en secreto en centros de detención de toda Siria. Muchas soportan condiciones inhumanas y, al estar sustraídas de la protección de ley, son sometidas a tortura u otros malos tratos. A un número indeterminado de personas las han matado estando detenidas en secreto.

En febrero, los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se comprometieron a responder con "nuevas medidas en caso de incumplimiento de la resolución". Sin embargo, seis meses después, el gobierno sirio continúa con su campaña implacable de intimidación de la disidencia.

"Es evidente que la promesa de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU de tomar medidas contra quienes incumplan de manera flagrante las condiciones de la resolución sobre Siria no se ha hecho realidad -ha añadido Philip Luther-. Ello ha dado, de hecho, rienda suelta al gobierno sirio para continuar impunemente con su campaña implacable de desapariciones forzadas."

En la resolución se pedía también el levantamiento de los sitios impuestos en muchas zonas y el acceso humanitario a ellas, así como el fin de las detenciones arbitrarias y la tortura por parte de las fuerzas del gobierno y los grupos armados. Se especifica en ella que todas las personas detenidas arbitrariamente, entre las que hay numerosos presos de conciencia, deben ser puestas en libertad de inmediato.