22 abril 2015
Cientos de miles de personas se unen a la lucha para acabar con la prohibición del aborto en El Salvador
Cientos de miles de personas se han unido para pedir a El Salvador que deseche su vergonzosa y discriminatoria prohibición del aborto, que ha causado la muerte innecesaria de mujeres y niñas y el encarcelamiento de decenas de mujeres por complicaciones relacionadas con sus embarazos, algunas con penas de hasta 40 años, ha declarado Amnistía Internacional.

el-salvador-aborto-protesta

La directora del Programa Regional para América de la organización, Erika Guevara-Rosas, entregará hoy una petición firmada por más de 300.000 personas en la oficina del presidente salvadoreño Sánchez Cerén para que derogue la prohibición del aborto en el país.

"Desde hace casi dos decenios, las mujeres de El Salvador vienen sufriendo las consecuencias de esta legislación draconiana y desfasada, y ahora 300.000 voces de la comunidad global se unen a su lucha para acabar con la injusticia. Esto es ahora un ensordecedor coro de voces preocupadas que no se puede ignorar. El presidente Sánchez Cerén debe escuchar este llamamiento", dijo Erika Guevara-Rosas.

"Esta prohibición cruel y discriminatoria no tiene ningún lugar en una sociedad moderna donde las mujeres y niñas deberían tener el control de sus decisiones sobre salud y reproducción. La prohibición ha hecho que se encarcele durante décadas a mujeres por complicaciones obstétircas y ha empujado a otras a someterse a peligrosos abortos clandestinos que suelen causarles la muerte."

La membresía y activistas de Amnistía Internacional en todo el mundo se están uniendo a grupos locales de defensa de los derechos de las mujeres para pedir a las autoridades salvadoreñas que proporcionen a las mujeres y las niñas acceso a un aborto seguro y legal, como mínimo cuando el embarazo represente un riesgo para su vida o su salud, cuando sea resultado de una violación o en casos malformación grave del feto.

Debido a las leyes represivas del país, las mujeres y las niñas declaradas culpables de abortar pueden pasar entre dos y ocho años en la cárcel. La prohibición del aborto se extiende incluso a niñas que han sido violadas. La ley obliga efectivamente a todas las mujeres a llevar a término el embarazo, incluso si tiene consecuencias físicas o psíquicas devastadoras para ellas. Los profesionales de la medicina se enfrentan también a penas de prisión por facilitar la realización de un aborto.

La prohibición ha generado un miedo al enjuiciamiento tan extendido que ahora, cuando los médicos tienen que atender a mujeres o niñas que han sufrido un aborto espontáneo, llaman a la policía. Esto ha hecho que se condene a mujeres por homicidio agravado a penas de hasta 40 años de cárcel sólo por un embarazo fallido.

Amnistía Internacional hace campaña sobre los casos de 17 mujeres, conocidas como "Las 17", en prisión por delitos relacionados con el embarazo. Una de ellas, Carmen Guadalupe Vásquez Aldana, recibió el indulto presidencial en enero, después de que las autoridades reconocieran que hubo "errores judiciales" en el proceso original. Tras siete años de prisión, Carmen salió por fin a la calle el 22 de enero de 2015. Otra de las mujeres del grupo fue excarcelada el año pasado tras cumplir su condena, pero aún quedan 15 más entre rejas.

Amnistía Internacional pide la libertad inmediata de todas las mujeres y niñas encarceladas por abortar o que son criminalizadas por complicaciones relacionadas con el embarazo.

"Desde Argentina hasta Suiza, personas de todo el mundo miran a El Salvador, con la esperanza de que prevalezca la justicia. No olvidaremos a las decenas de mujeres que están en prisión ni a las sobrevivientes de violación obligadas a llevar su embarazo a término", dijo Erika Guevara-Rosas.

"No podemos olvidar a las mujeres y niñas que miran a la muerte de cerca, bien porque su embarazo pudo matarlas, bien porque se las obliga a someterse a un aborto clandestino y peligroso. Sólo podemos esperar que esta petición recuerde al presidente Sánchez Cerén y a las demás autoridades del país que tampoco deben olvidar a estas mujeres y niñas. Nosotros, nosotras, no lo haremos", concluyó Erika Guevara-Rosas.

Más información:

Otros cinco países latinoamericanos tienen prohibiciones del aborto similares: Chile, Haití, Honduras, Nicaragua y Surinam. De ellos, Chile está tomando medidas para rectificar sus leyes: En enero, la presidenta Michelle Bachelet presentó al Congreso un proyecto de ley que permitiría el aborto en caso de riesgo para la vida de la madre, si el feto no va a sobrevivir o en caso de violación. De ser aprobada, la ley anularía la prohibición total del aborto vigente en el país desde 1989. En diciembre, la República Dominicana despenalizó el aborto para casos de violación, incesto, malformación del feto o riesgo para la vida de la madre.

En marzo de 2014, Amnistía Internacional lanzó una campaña global para proteger el derecho de las personas a tomar decisiones sobre su salud, su cuerpo, su sexualidad y su reproducción sin temor a la discriminación y sin control o coacción del Estado. La campaña Mi cuerpo mis derechos insta a los gobiernos a que despenalicen el aborto.