20 junio 2014
Chile avanza hacia la despenalización del aborto
El compromiso de Chile de despenalizar el aborto cuando el embarazo es el resultado de una violación, la vida de mujer corre peligro o el feto no es viable constituye un avance en los esfuerzos por garantizar y proteger los derechos de las mujeres y las niñas en el país, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Las reformas se han anunciado en el marco de la adopción por parte de Chile de las recomendaciones formuladas hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el proceso del examen periódico universal (EPU). El aborto es totalmente ilegal en Chile en la actualidad.

"Al prever la despenalización del aborto, Chile demuestra que está dispuesto a respetar y proteger el derecho de las mujeres y las niñas a la vida y a no sufrir discriminación", ha señalado Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para América.
"Aunque las reformas propuestas en la actualidad se refieren sólo a la despenalización del aborto en tres casos, Chile está reconociendo por fin la necesidad de ajustar su legislación a las normas internacionales de derechos humanos, lo que constituye un positivo primer paso en la buena dirección."

Chile es uno de los cinco países latinoamericanos donde la prohibición del aborto es absoluta. Los otros son República Dominicana, Nicaragua, Honduras y el Salvador.

En mayo de 2014, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció que al gobierno iba a empezar a examinar la reforma de la ley.
No obstante, puede que el proceso no sea fácil: el Congreso Nacional chileno ha rechazado reiteradamente proyectos de ley anteriores que permitían el aborto en determinadas circunstancias.

"El gobierno chileno tiene que cumplir con estos positivos anuncios y convertir sus planes en ley lo antes posible. Mientras tanto, esta progresista medida ha de servir de llamada de atención a los gobiernos de El Salvador, Nicaragua, Honduras y República Dominicana para que sigan el ejemplo de Chile y pongan en marcha planes para proteger los derechos de las mujeres en sus respectivos países", ha añadido Erika Guevara Rosas.

Durante el proceso del EPU, Chile ha aceptado también la recomendación de abordar la cuestión del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, particularmente en manifestaciones públicas, así como la de revocar el Decreto Ley de Amnistía de 1978 y reformar la ley de justicia militar para excluir a los civiles de su jurisdicción y alinearla con el derecho internacional de los derechos humanos.


Información complementaria
El abortó se prohibió totalmente en Chile en 1989, durante el régimen de Pinochet.
El examen periódico universal (EPU) es un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en virtud del cual se revisa el cumplimiento de las obligaciones y compromisos contraídos en materia de derechos humanos por los 193 Estados miembros de la ONU, cada uno de los cuales se somete a revisión cada cuatro años y medio. Es un mecanismo cooperativo, basado en información objetiva y fidedigna y en la igualdad de trato a todos los Estados. Es complementario del trabajo de los órganos de vigilancia de los tratados.

Amnistía Internacional pide a todos los Estados que despenalicen el aborto en todas las circunstancias y faciliten el aborto legal y seguro al menos cuando el embarazo es el resultado de una violación y cuando la salud o la vida de la mujer corren peligro.
En marzo de 2014, Amnistía Internacional lanzó una campaña global para proteger el derecho de las personas a tomar decisiones sobre su salud, su cuerpo, su sexualidad y su reproducción sin el control del Estado y sin temor, coacción ni discriminación. En la campaña "Mi cuerpo, mis derechos" se insta a los gobiernos despenalizar el aborto