05 mayo 2015
Amnistía Internacional exige investigar muertes durante protestas por proyecto minero Tía María

  • La madrugada de hoy se registró un nuevo incidente que trajo como resultado la muerte de Henry Checlla, trabajador de construcción civil, según informó el Ministerio del Interior.

  • Esta es la segunda víctima mortal registrada luego de la muerte del agricultor Victoriano Huayna, el 22 de abril pasado.

  • Exhortamos al diálogo entre autoridades y manifestantes para evitar más actos violentos y se solucione este conflicto social lo antes posible.


peligra-dialogo-por-tia-maria-JPG_654x469


Amnistía Internacional observa con preocupación que luego de 44 días de protestas en la provincia arequipeña de Islay, los representantes del gobierno y manifestantes no han llegado a un acuerdo para solucionar de manera pacífica las diferencias generadas por el proyecto minero Tía María. Esto ha producido un nuevo enfrentamiento que trajo como consecuencia la muerte de otro civil, Henry Checlla, de 35 años de edad, durante un incidente registrado en horas de la madrugada en la ciudad de Mollendo, dónde además resultaron heridos otras dos personas más.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, van dos personas fallecidas, 186 heridos (entre los cuales hay 111 policías y 75 civiles).

Solicitamos al Ministerio Público pueda realizar una investigación inmediata, exhaustiva e independiente respecto de la muerte de los dos civiles: Henry Checclla y Victoriano Huayna, ocurrido el pasado 22 de abril; y que se sancione a los responsables.

También solicitamos al Ministerio del Interior, investigar exhaustivamente e independientemente los hechos ocurridos en la madrugada del día de ayer, respecto del uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía Nacional del Perú y posibles detenciones arbitrarias.

Amnistía Internacional exhorta a las autoridades que en el control de las protestas sociales realice sus labores respetando los estándares internacionales de derechos humanos, entre otros los Principios Básicos sobre el Empleo del uso de la Fuerza y de Armas de Fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, conforme con los principios de necesidad y proporcionalidad.

Se hace un llamado a las partes a dialogar y solucionar por la vía pacífica este conflicto, antes de que se arriesgue la integridad física de los y las habitantes de la zona.