12 agosto 2009
ACCIÓN URGENTE (COLOMBIA): TRES DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS, AMENAZADOS
colombiaamenaza.jpg


Los paramilitares han amenazado con matar a tres defensores colombianos de los derechos humanos, a los que acusan de pertenecer a la guerrilla.



El 31 de julio, tres hombres que trabajan con grupos de derechos humanos en los departamentos contiguos de Risaralda y Quindío, en el oeste de Colombia, recibieron por correo electrónico una amenaza de muerte firmada por el grupo paramilitar Águilas Negras - Eje Cafetero. Se trata de Guillermo Castaño, presidente de la sección de Risaralda del Comité Permanente por la defensa de los derechos humanos (CPDH); Mauricio Cubides, miembro del Colectivo de Derechos Humanos Domingo Taborda, que realiza documentales sobre derechos humanos, y Yezid Beltrán, director del Sistema de Alertas Tempranas en el Eje Cafetero de la Defensoría del Pueblo. Como indica su nombre, el Eje Cafetero es la región de Colombia dedicada al cultivo de café. El Sistema de Alarmas Tempranas es una iniciativa del gobierno con la que se pretende impedir la comisión de abusos contra los derechos humanos en el contexto del conflicto armado del país.



En el mensaje de correo electrónico se tachaba a los tres hombres de ser "parte de las estructuras subversivas y terroristas en el Quindío" y se animaba a los partidarios del grupo paramilitar a que "se les persiga y se les de [sic.] de baja ya que no podemos permitir que el departamento de Quindío se vuelva el foco de grupos terroristas que con documentales y con denuncias quieren alterar la tranquilidad de los buenos".



ESCRIBAN INMEDIATAMENTE en español o en su propio idioma:



  • pidiendo a las autoridades que garanticen la seguridad de Guillermo Castaño, Mauricio Cubides, Yezid Beltrán y los demás miembros de las organizaciones de derechos humanos que trabajan en los departamentos de Risaralda y Quindío, adoptando todas las medidas que las personas en situación de riesgo consideren necesarias;

  • pidiendo que se realicen investigaciones exhaustivas e imparciales sobre la amenaza de muerte recibida el 31 de julio, que se hagan públicos sus resultados y que se ponga a los responsables a disposición de la justicia;

  • pidiendo que se tomen medidas decisivas para hacer frente y desmantelar a los grupos paramilitares y para investigar y romper sus vínculos con las fuerzas de seguridad, conforme a las reiteradas recomendaciones formuladas por la ONU en este sentido;

  • recordando a las autoridades que deben cumplir sus obligaciones para con los defensores y defensoras de los derechos humanos, establecidas en la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos, las resoluciones sobre los defensores y defensoras de los derechos humanos en las Américas de la Organización de los Estados Americanos y las reiteradas recomendaciones que les ha formulado la ONU.



ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2009, A:



Dr. Francisco Santos Calderón

Vicepresidencia

Carrera 8A No 7-27

Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 565 7682 (pidan tono de fax)

Tratamiento: Estimado Sr. Vicepresidente Santos



Fiscal General de la Nación, Fiscalía General de la Nación

Diagonal 22B (Av. Luís Carlos Galán No. 52-01) Bloque C, Piso 4, Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 570 2000 (extensión 2017)

Tratamiento: Estimado Sr. Fiscal



Y COPIAS A:



Organización no gubernamental

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Risaralda

Calle 13 # 6-39

Pereira

Risaralda

Colombia



INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA



Durante los 40 años de conflicto armado de Colombia, las fuerzas de seguridad y los paramilitares han tachado a menudo de colaboradores o partidarios de la guerrilla a miembros de organizaciones de derechos humanos, sindicatos y otras organizaciones sociales. Debido a ello, es frecuente que estas personas sean objeto de amenazas, desaparición forzada u homicidio. Los grupos guerrilleros también han amenazado y matado a defensores de los derechos humanos por considerar que estaban del lado del enemigo.



Guillermo Castaño y otros miembros de la sección de Risaralda del CPDH han sido objeto de reiteradas amenazas y agresiones anteriormente. Así, el 29 de febrero de 2008, Adriana González, sobrevivió a un aparente atentado contra su vida cuando unos hombres armados dispararon contra su casa (véase AU 77/08, AMR 23/010/2008, de 19 de marzo de 2008). En 2002, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) determinó que las autoridades colombianas debían tomar medidas para proteger a la membresía del CPDH de Risaralda.



Mauricio Cubides ha recibido varias amenazas de muerte. A principios de mayo de 2009, dos hombres que viajaban en motocicleta les dieron el alto a él y a un colega suyo y les quitaron una cámara y un ordenador que utilizaban en su trabajo documental.



También han recibido varias amenazas de muerte las personas que trabajan en el Sistema de Alertas Tempranas en el Eje Cafetero de la Defensoría del Pueblo en Risaralda.