09 febrero 2018
Riesgo de ejecución a joven de 21 años, detenido a los 16

RIESGO DE EJECUCIÓN DE HOMBRE DE 21 AÑOS DETENIDO A LOS 16


Abolfazl Naderi, iraní de 21 años, corre riesgo de ejecución en la prisión de Arak, provincia de Markazi. Tenía 16 años en el momento de su detención y fue condenado a muerte tras un juicio manifiestamente injusto, basado en “confesiones” que afirma que hizo bajo tortura.


Abolfazl Naderi, de 22 años, está recluido en la prisión de Arak, provincia de Markazi, en el centro de Irán, desde 2013, cuando lo condenaron a muerte en la relación con la muerte de un amigo. Tenía 16 años cuando se cometió el delito, en junio de 2012, y ha mantenido en todo momento su inocencia. Amnistía Internacional supo el 6 de febrero de 2018 que las autoridades lo habían recluido en régimen de aislamiento el 23 de enero de 2018 para preparar su ejecución. Sin embargo, la ejecución se pospuso tras acceder la familia de la víctima a indultarlo y renunciar a su derecho de castigo equivalente al delito (qesas) si la familia de Abolfazl Naderi les pagaba 3.000 millones de riales (equivalentes a 80.000 dólares estadounidenses) en concepto de “dinero de sangre” (diyah) en el plazo de dos meses.


Abolfazl Naderi fue condenado a muerte cuanto tenía 17 años, en julio de 2013, tras un juicio manifiestamente injusto ante la Sección 1 del Tribunal Penal de la provincia de Markazi en el que fue declarado culpable de asesinato. El tribunal se basó en “confesiones” que Abolfazl Naderi ha afirmado reiteradamente que hizo bajo tortura. Fue detenido en julio de 2012 y estuvo 14 días recluido en régimen de aislamiento en una comisaría de policía, sin acceso a su familia ni a un abogado. Afirma que durante ese tiempo los agentes de policía lo colgaron del techo, lo azotaron en las plantas de los pies, lo golpearon con una vara de madera y le negaron agua potable.  Asegura que intentó retractarse de sus “confesiones” cuando lo llevaron a la fiscalía, pero que el juez de instrucción le amenazó con llevarlo de nuevo a la comisaría de policía y someterlo a tortura si lo hacía. Abolfazl Naderi formuló de nuevo las denuncias de torturara durante el juicio y mantuvo su inocencia No hay ninguna indicación de que el tribunal investigara las denuncias. Según Abolfazl Naderi, estuvo alrededor de dos años sin ser informado de su condena de muerte porque las autoridades no querían alarmarlo. Se enteró cuando lo trasladaron a la prisión de Arak, provincia de Markazi.


Escriban inmediatamente en inglés, en persa o en su propio idioma, instando a las autoridades iraníes a:


- detener todo plan de ejecutar a Abolfazl Naderi y garantizar que se anulan su sentencia y su condena y es sometido a un nuevo juicio que sea justo, acorde con los principios de justicia de menores y en el que no se recurra a la pena de muerte ni se admitan como prueba declaraciones obtenidas por medio de tortura u otros malos tratos o sin la presencia de un abogado;


- realizar una investigación imparcial y transparente sobre sus denuncias de tortura y otros malos tratos y poner a los responsables a disposición judicial para que sean juzgados de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios justos;


- reformar el artículo 91 del Código Penal Islámico de 2013 para abolir por completo —sin dejarlo a discreción de los tribunales ni permitir ninguna otra excepción— el uso de la pena de muerte por delitos cometidos siendo menor de 18 años, conforme a las obligaciones contraídas por Irán en virtud del derecho internacional;


- declarar la suspensión oficial de las ejecuciones con miras a abolir la pena de muerte.

COMPARTE