Escriban inmediatamente en español o en su propio idioma:

- Pidiendo al Fiscal de la Nación que instruya a la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Junín que identifique e investigue plenamente a aquellas personas responsables de entrar al territorio Asháninka, los daños causados y las amenazas efectuadas;  

- Pidiendo al Ministerio del Interior y al Ministerio de Defensa una intervención inmediata para resguardar la vida de los miembros de la comunidad de Meantari, asegurar la integridad de su territorio y poner fin a cualquier actividad ilegal que ponga en riesgo a la comunidad;

- Pidiendo a las Fuerzas Armadas que se garantice que las 21 familias Asháninkas, incluidos niños, niñas y mujeres puedan regresar a su territorio en condiciones de seguridad;

- Recordando al Estado Peruano que tiene que buscar una solución duradera que garantice los derechos de comunidad nativa Asháninka de Meantari a la tierra, territorio y medio ambiente.

Asháninkas continúan bajo amenazas de muerte
Más de 60 personas fuertemente armadas desplazaron a 21 familias Asháninkas bajo amenazas de muerte.
442 firmas

Las 21 familias de la comunidad nativa Asháninka de Meantari, en la selva central de Perú, continúan desplazadas de su territorio por temor a que personas armadas regresen y concreten sus amenazas de muerte.

La comunidad nativa Asháninka de Meantari en el distrito de Pangoa, provincia de Satipo, en la selva central del Perú, todavía no ha recibido la protección que requieren para retornar a su territorio. Frente a la falta de respuesta de la Policía Nacional y el Ejército, el 15 de febrero los Comités de Autodefensa Asháninkas ejercieron su derecho a recuperar su territorio de manera autónoma y pacífica. Al llegar a su comunidad encontraron a algunas de las personas armadas que habían ingresado a su territorio el 3 de febrero y que, de acuerdo con miembros de la comunidad, habían quemado la casa comunal y destruido sus viviendas y cultivos de café. En total, los Comités de Autodefensa Asháninkas encontraron a 11 personas, de las aproximadamente 60 que habían ingresado a su territorio. Las 11 personas fueron trasladadas a un centro poblado cercano luego de comprometerse públicamente a abandonar la zona y no regresar. Ni el Fiscal ni representantes del Ministerio del Interior se apersonaron en el lugar. Las 11 personas dejaron constancia, en una asamblea comunitaria que se organizó tras la detención, que recibieron en todo momento un buen trato por parte de los Asháninkas. 

A pesar de que los Comités de Autodefensa de la comunidad recuperaron materialmente su territorio, los Asháninkas no han retornado aún, pues ante la falta de protección de las autoridades, tienen temor de que las personas armadas restantes se encuentren aún en su territorio o que regresen y concreten sus amenazas de muerte.

¡Usted ya firmó esta petición!

FIRMA LA PETICIÓN

Enviaremos esta petición en tu nombre. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Deseo recibir más información de Amnistía Internacional*

Al participar en esta acción, aceptas nuestra Política de privacidad. Amnistía Internacional se apega a lo establecido en la Ley Peruana.